El mercado de las casas prefabricadas lleva creciendo desde la última década. Esta alternativa presenta ventajas y desventajas frente a la obra tradicional, además de ideas preconcebidas y a veces erróneas, que se tienen sobre este tipo de viviendas. Antes de nada, vale la pena resaltar que ninguna opción es mejor que otra. Las viviendas prefabricadas y la obra tradicional son alternativas, y dependiendo del contexto y la situación de cada uno escogeremos una opción u otra. Lo ideal es que te asosores y busques información sobre qué opción se adapte mejor a lo que buscas. Puedes informarte en https://www.m3plus.es/inmobiliaria-oleiros/

¿Qué son las casas modulares?

Las casas modulares prefabricadas son un tipo de vivienda que sigue una producción industrial. Todos los elementos y componentes de la construcción se eligen y siguen unos controles de calidad en fábrica. Estas edificaciones son construidas en base a distintos módulos que se pueden elegir en función de nuestras necesidades, para más tarde proceder al traslado y al ensamblaje. Existe una gran ventaja al ser modulares: y es que aparte de ser personalizables, su composición es única, estancia por estancia, con posibilidad en el futuro de modificar, añadir o quitar los módulos de los que se compone la vivienda.

Ventajas de las casas modulares prefabricadas

  • Son más económicas que las viviendas tradicionales: Dado que el proceso de fabricación está diseñado para ahorrar tiempo y mano de obra. Además, en las modulares, la instalación y todas las estancias tan sólo se tienen que ensamblar, de modo que la mano de obra in situ es mucho más barata también.
  • Mayor rapidez: Cuando se encargan este tipo de viviendas, se inicia el proceso de fabricación en fábrica. Al tener un proceso de producción industrial, se ahorra un montón en los tiempos tanto de fabricación. El tiempo medio de construcción en una obra convencional es 1 año, mientras que una casa modular puede tardar entre 5-6 meses, de media. Por otra parte, no nos podemos olvidar de los trámites administrativos. Lamento informarte de que siguen existiendo, pero tenemos buenas noticias: todo será mucho más ágil. Esto se debe a que, a pesar de tengamos que tramitar diversas licencias y permisos, hay parte de la documentación que es idéntica de un modelo a otro, de modo que habrá papeleo que se pueda preparar con anterioridad.
  • Vivienda sostenible: La generación de residuos en el proceso de construcción de una vivienda tradicional es muy grande. A pesar de que podamos pensar lo contrario, en el proceso de fabricación y ensamblaje de una casa modular se ahorra un montón de material, ya que se trabaja con modelos de partida, a los que más adelante se le añaden los módulos y las estancias que hayamos elegido. Además, la variedad y la innovación en los materiales es mucho más común en este tipo de edificaciones.

Desventajas de las casas modulares prefabricadas

  • Personalización limitada: Si bien es cierto que las casas modulares pueden personalizarse al gusto de cada uno, esto puede tener varias contras. Por una parte, si queremos un espacio muy personal, esto puede elevar el presupuesto al mismo nivel (o incluso superior) que al de una obra tradicional. Incluso en este supuesto, habrá partes y detalles que no se podrán personalizar.
  • Coste y calidad de materiales: El mantenimiento de las viviendas prefabricadas es mucho más costoso que en la obra tradicional. Esto se debe a multitud de factores, y no nos referimos únicamente a lo económico, sino también respecto a qué empresas pueden o no realizar el mantenimiento, ya que no muchas trabajan con este tipo de viviendas. Los materiales, en ocasiones suelen ser de calidad inferior, por eso se requiere un mantenimiento más constante y caro.
A pesar de todo esto, cada empresa y cada proceso constructivo es distinto. Por eso existen también opciones de empresas que trabajan con diseños exclusivos y personalizados con elementos prefabricados, algo que se puede encontrar entre ambos mundos, eliminando algunas de las contras de las casas prefabricadas usuales.  

by Bluroom