El mercado de las casas prefabricadas lleva creciendo desde la última década. Esta alternativa presenta ventajas y desventajas frente a la obra tradicional, además de ideas preconcebidas y a veces erróneas, que se tienen sobre este tipo de viviendas. Antes de nada, vale la pena resaltar que ninguna opción es mejor que otra. Las viviendas prefabricadas y la obra tradicional son alternativas, y dependiendo del contexto y la situación de cada uno escogeremos una opción u otra. Lo ideal es que te asosores y busques información sobre qué opción se adapte mejor a lo que buscas. Puedes informarte en https://www.m3plus.es/inmobiliaria-oleiros/

¿Qué son las casas modulares?

Las casas modulares prefabricadas son un tipo de vivienda que sigue una producción industrial. Todos los elementos y componentes de la construcción se eligen y siguen unos controles de calidad en fábrica. Estas edificaciones son construidas en base a distintos módulos que se pueden elegir en función de nuestras necesidades, para más tarde proceder al traslado y al ensamblaje. Existe una gran ventaja al ser modulares: y es que aparte de ser personalizables, su composición es única, estancia por estancia, con posibilidad en el futuro de modificar, añadir o quitar los módulos de los que se compone la vivienda.

Ventajas de las casas modulares prefabricadas

  • Son más económicas que las viviendas tradicionales: Dado que el proceso de fabricación está diseñado para ahorrar tiempo y mano de obra. Además, en las modulares, la instalación y todas las estancias tan sólo se tienen que ensamblar, de modo que la mano de obra in situ es mucho más barata también.
  • Mayor rapidez: Cuando se encargan este tipo de viviendas, se inicia el proceso de fabricación en fábrica. Al tener un proceso de producción industrial, se ahorra un montón en los tiempos tanto de fabricación. El tiempo medio de construcción en una obra convencional es 1 año, mientras que una casa modular puede tardar entre 5-6 meses, de media. Por otra parte, no nos podemos olvidar de los trámites administrativos. Lamento informarte de que siguen existiendo, pero tenemos buenas noticias: todo será mucho más ágil. Esto se debe a que, a pesar de tengamos que tramitar diversas licencias y permisos, hay parte de la documentación que es idéntica de un modelo a otro, de modo que habrá papeleo que se pueda preparar con anterioridad.
  • Vivienda sostenible: La generación de residuos en el proceso de construcción de una vivienda tradicional es muy grande. A pesar de que podamos pensar lo contrario, en el proceso de fabricación y ensamblaje de una casa modular se ahorra un montón de material, ya que se trabaja con modelos de partida, a los que más adelante se le añaden los módulos y las estancias que hayamos elegido. Además, la variedad y la innovación en los materiales es mucho más común en este tipo de edificaciones.

Desventajas de las casas modulares prefabricadas

  • Personalización limitada: Si bien es cierto que las casas modulares pueden personalizarse al gusto de cada uno, esto puede tener varias contras. Por una parte, si queremos un espacio muy personal, esto puede elevar el presupuesto al mismo nivel (o incluso superior) que al de una obra tradicional. Incluso en este supuesto, habrá partes y detalles que no se podrán personalizar.
  • Coste y calidad de materiales: El mantenimiento de las viviendas prefabricadas es mucho más costoso que en la obra tradicional. Esto se debe a multitud de factores, y no nos referimos únicamente a lo económico, sino también respecto a qué empresas pueden o no realizar el mantenimiento, ya que no muchas trabajan con este tipo de viviendas. Los materiales, en ocasiones suelen ser de calidad inferior, por eso se requiere un mantenimiento más constante y caro.
A pesar de todo esto, cada empresa y cada proceso constructivo es distinto. Por eso existen también opciones de empresas que trabajan con diseños exclusivos y personalizados con elementos prefabricados, algo que se puede encontrar entre ambos mundos, eliminando algunas de las contras de las casas prefabricadas usuales.  

by Bluroom

Decorar una terraza o un jardín es muy difícil hacerlo al principio de verano, porque admitámoslo, hasta julio o agosto no te vas a poner a decorarla. Si la dejamos lista después del invierno ya la podremos aprovechar desde el primer día de sol, ¡imagina que nos confinan y empieza a hacer sol! Ve preparando el fin de semana para currar y transformar tu terraza o jardín en un verdadero paraíso, porque con este post aprenderás los mejores trucos para convertir esa terraza que no aprovechabas en tu nuevo lugar favorito de la casa. Si tienes un jardín te recomiendo que contrates a una empresa de diseño de jardines, ya que te dejarán un jardín perfecto con árboles y plantas sobre el que seguir decorando en el futuro.

Consejos para decorar tu terraza

La uniformidad de colores en la terraza es importante, por lo que te recomendamos utilizar plantas. Utilizar unos árboles pequeños, ya que al estar en macetas no crecerán demasiado. Puedes utilizar árboles como los olivos o los limoneros para conseguir un entorno vistoso y elegante.

El mobiliario ideal para tu terraza

Los muebles y la decoración son el otro pilar fundamental de nuestra terraza, ya que si conseguimos combinar bien las plantas y el mobiliario conseguiremos un espacio perfecto. Una opción muy asequible son los palets, ya que con ellos podemos crear pequeños sillón. Con los palets se pueden hacer más cosas que sillones y mesas, ya que si tenemos una pared vacía también podemos poner estos palets como macetero.

Textiles para un espacio más personal

Una terraza perfecta lleva más que plantas y muebles, todos los detalles cuentan. Es por eso que uno de los elementos indispensables y que no todo el mundo utiliza es el uso de los textiles, que pueden llegar a marcar la diferencia para lograr una terraza increíble. Si combinas una alfombra y unos cojines entre sí aportarás un gran toque de estilo a tu terraza. Piensa en diferentes textiles que puedan gustarte, como una toalla tropical, manteles, un tapiz de pared o una hamaca, ¡hay cientos de ideas! Ten en cuenta que los estampados no son muy aconsejables en espacios reducidos, por lo que si eres fan de estos será mejor que utilices geometrías “fáciles” de ver.

La iluminación, la guinda del pastel para tu terraza

Como ya era de imaginar, la iluminación no podía faltar. Dependiendo de la luz que utilicemos podemos conseguir una terraza más acogedora, más fría, más calidad… Ten en cuenta el uso que le vas a dar a tu terraza y busca la iluminación más adecuada.
  • Si tienes una terraza pequeña querrás un espacio para estar tranquilo, ya que no podrás hacer grandes fiestas en ella. Busca un nivel de luz que genere relax pero sin hacer que te duermas.
  • Por si lo habías pensado, ve quitándote de la cabeza poner un foco grande que ilumine toda la terraza, harás que ese foco sea el centro de atención y se pase por alto toda la decoración.
  • Si utilizas demasiados puntos de luz te convertirás en el foco de tus vecinos, no queremos ser el centro de atención de la calle.
  • Busca un nivel de luz que genere relax, pero sin dejarnos dormidos. Lo más aconsejable es que busques creas un espacio para donde estar tranquilo, ya que no podrás hacer grandes fiestas por la falta de espacio.

by Bluroom